Tipos de custodia para los hijos

Tipos de custodias

¿Qué tipos de custodia hay en España? ¿Cuál es la mejor para los niños? Damos respuesta a estas y otras cuestiones importantes que hay que conocer en relación al divorcio con hijos.

La guarda y custodia es aquella que se determina o bien mediante un acuerdo por parte de los padres en un convenio regulador o bien el Juez determinará qué tipo de custodia va a regir teniendo en cuenta, entre otras muchas cosas, el interés del menor.

¿Qué es la guarda y custodia?

La guarda y custodia es el deber de cuidar y asistir a los hijos y puede ser atribuida a uno de los cónyuges o ser compartida entre ambos o una tercera persona.

El régimen de guarda y custodia se encuentra regulado en el Artículo 92 del Código Civil.

Tipos de custodia en España

En España nos encontramos con 4 tipos de custodia:

1. Custodia monoparental

Es aquella en la que uno de los progenitores asume el principal cuidado del menor. Sin embargo, el progenitor no custodio tiene una serie de derechos relacionados con el menor:

  • Derecho a visitas.
  • Derecho a la comunicación.
  • Derecho a tenerlos en su compañía.

Nuestro Código Civil no recoge un derecho a la información, pero eso no significa que el progenitor no custodio no tenga derecho a estar informado de todos los detalles de la vida diaria del menor.

2. Custodia compartida

En este tipo de custodia, ambos progenitores comparten las tareas necesarias para el correcto cuidado del menor.

La custodia compartida tiene dos variantes: el uso común de la vivienda familiar y la existencia de diferentes viviendas.

En el primer caso, la vivienda es atribuida a ambos progenitores permaneciendo el menor todo el tiempo en ella y son los progenitores los que trasladan por tiempos alternos.

En la segunda opción, cada progenitor tiene su vivienda y es el menor quien se traslada a la de uno u otro, en función de lo establecido en el convenio regulador.

3. Custodia partida

Es aquella en la que los cónyuges asumirán el cuidado de los hijos de manera separada e independiente, lo que implica separar a los hermanos. Esta custodia no es la más aconsejable, ya que al separar a los hermanos se está rompiendo el vínculo familiar.

El Tribunal Supremo establece que este tipo de custodia solo podrá aplicarse en casos totalmente imprescindibles.

4. Custodia ejercida por un tercero

Se aplica en casos excepcionales, donde la custodia pasa a ser concedida a los abuelos, parientes u otras personas; siempre y cuando éstos acepten hacerse cargo de todas las responsabilidades que conlleva el cuidado de los menores.

¿Qué tipo de custodia es mejor para los niños?

Depende de cada caso. No existe un tipo de guarda y custodia mejor que otro; lo único que prima por delante de todas las cosas es el interés del menor.

Sí que es verdad que, siendo las circunstancias aceptables y en orden, la custodia compartida es la que atiende mejor a la necesidad que los niños tienen de ambos progenitores.

Sin embargo, queremos dejar claro que cada caso es único, dándose una serie de factores que definen la situación y por ende, el tipo de custodia necesaria.

¿Qué valora un juez para dar la custodia?

Antes de otorgar la custodia, el juez tiene muy en cuenta el entorno social y familiar, la relación de cada progenitor con los hijos, así como las opiniones de los niños (dependiendo de la edad y nivel de madurez).

Estos son algunos aspectos que los jueces tienen en cuenta para conceder uno de los tipos de custodia:

  • Custodia de los hijos.
  • Tiempo y disponibilidad de los padres.
  • Medios económicos de los padres para cuidar a los hijos.
  • Vínculo afectivo previo a la separación.
  • Opiniones de los hijos.
  • Opiniones de los profesionales, por ejemplo, psicólogos.
  • Antecedentes de los padres.

¿Se puede perder la custodia de un menor?

La respuesta es claramente sí. Si el Juez determina que uno de los progenitores no es apto para ostentar la guarda y custodia del menor, puede acordar la privación de la patria potestad.

Estas son algunas de las situaciones que dan lugar a la pérdida de la custodia de los hijos:

  • Estilo de vida desorganizado.
  • Desatender los cuidados como pueden ser la alimentación, atención médica o la escolarización.
  • Síndrome de alienación parental.
  • Conductas violentas.
  • Problemas con el consumo de drogas o alcohol.

¿Se puede cambiar la custodia de un hijo?

Cualquier cambio que se realice, debe de quedar acreditado que favorece el interés del menor.

Partiendo de eso, hay situaciones que hacen posible o incluso necesario que se modifique la custodia de los hijos:

  • Cambio en las circunstancias económicas.
  • Cambio en la voluntad de los hijos, siempre y cuando estos tengan la suficiente madurez para proceder.
  • Cambio de residencia de los progenitores.
  • Cambios laborales de los progenitores.
  • Incumplimiento reiterado de las obligaciones que tienen como padres.

Si está pasando por un proceso de divorcio o separación con hijos, le interesa conocer qué tipo de custodia regirá la relación con sus hijos.

Por ello, es fundamental contar con el asesoramiento adecuado por parte de un abogado especialista en divorcio con hijos. Contáctenos y le ayudaremos en todo el proceso, buscando en todo momento la solución más favorable a sus intereses.

Infórmese sin compromiso

Rellene el formulario y nos pondremos en contacto con usted a la mayor brevedad







    Autor: Odériz Echevarría

    Despacho de abogados especializado en derecho de Familia y Civil. Ponemos a su servicio más de 25 años de experiencia defendiendo a clientes.

    Aviso legal | Política de privacidad | Política de cookies