¿Existe la alienación parental?

Alienación parental

La alienación parental en los procesos de divorcio es una realidad. Algunos padres y madres ponen a sus hijos en contra del otro progenitor.

Existe una gran disputa en cuanto a este tema, ya que no todos los psicólogos, abogados o jueces están de acuerdo con la existencia de este síndrome.

La OMS reconoce la sintomatologia que causa este fenómeno en los niños. Causa en los niños un gran daño psicológico y emocional que resulta totalmente injusto e irrazonable por parte de los progenitores. Por ello, es necesario indagar en las causas que provocan ese rechazo.

Desde el punto de vista jurídico, lo importante es si en un juicio se puede demostrar y acreditar la existencia de los síntomas característicos de este síndrome. Es por ello, la importancia de contar con un abogado especialista en este ámbito.

¿Qué es el síndrome de alienación parental?

También conocido como SAP, es el rechazo por parte del menor hacia uno de sus progenitores.

En el SAP, un progenitor (normalmente el que ostenta la guardia y custodia) trata de modelar o incidir en su hijo para que este rechace al otro progenitor.

Es decir, hablaríamos de este síntoma, cuando por ejemplo el padre pusiese a su hijo en contra de la madre (o viceversa) con ciertas palabras despectivas y por el cual el niño o la niña empezase a tener una visión negativa hacia esa persona.

¿Cuándo se da esta situación?

Este tipo de situaciones suelen ser frecuentes cuando se está en un proceso de divorcio o separación, en el que los padres se encuentra en disputa de la guarda y custodia del menor.

¿Cómo se manifiesta?

Cuando existe rechazo por parte del menor hacia uno de los progenitores.

En estas situaciones hablaríamos del progenitor alienante (el que incide en esta conducta negativa hacia el hijo/a) y el progenitor alienado (sería la otra parte que es afectada por estos comportamientos y actitudes).

Si bien los Tribunales no reconocen el Síndrome de Alienación Parental, la Sentencia del Tribunal Supremo de fecha 22 de septiembre de 2017, dictada por la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo establece que cuando un niño o niña rechace a su padre o madre, los juzgados de familia deberán valorar si ese rechazo tiene causa razonable que lo justifique o no y, en caso de que no haya «causa razonable», la voluntad del menor no podrá ser motivo suficiente para que, sin más, se acuerde lo que el niño diga.

El bien jurídico superior radica en el Interés Superior del Menor (ISM) y por tanto, la evaluación de este fenómenos es de gran importancia.

Síntomas característicos de la alienación parental

Estos síntomas, por parte del progenitor alienante, son:

  • Tomar en solitario decisiones que afectan a la patria potestad aún cuando ésta está atribuida conjuntamente para ambos.
  • Ocultar al otro progenitor información relevante del menor
  • Impedimentos en el régimen de visitas y comunicaciones entre el otro progenitor y el hijo/a.
  • Interposición de denuncias falsas.

Respecto del hijo/a que sufre el síndrome de alienación parental, este menor sufriría:

  • Rechazo absoluto respecto del otro progenitor. Ese rechazo puede darse hasta tal punto que el menor no sería capaz de manifestar ningún punto positivo respecto de su relación con el progenitor.
  • El rechazo no unicamente está ligado al progenitor, también a todo su círculo familiar.
  • Las razones que el menor daría para este rechazo no serían lógicas y coincidirían de manera sospechosa con las razones que podría dar el otro progenitor, el progenitor alienante.

Es por ello que, probándose en un juicio alguno de estos síntomas, estaríamos en presencia de un maltrato de el menor y esto podría implicar la modificación o extinción del régimen de visitas hasta el momento existente.

Una vez identificada esta situación, ¿qué ocurre?

Cuando es demostrado que existe esre maltrato de el menor, en los juzgados el principal castigo que se presenta es el cambio de custodia.

Es decir, si la custodia estaba en manos de uno de los progenitores, el cual está ejerciciendo abuso y discrepancias del otro progenitor hacia el hijo, la custodia pasa a formar parte de la otra parte que se encuentra afectada.

Si necesita ayuda con su proceso de separación o divorcio, no dude en ponerse en contacto con nosotros. Le ayudaremos y guiaremos de una manera personalizada para lograr saldar la situación de la mejor manera posible.

Infórmese sin compromiso

Rellene el formulario y nos pondremos en contacto con usted a la mayor brevedad







    Autor: Odériz Echevarría

    Despacho de abogados especializado en derecho de Familia y Civil. Ponemos a su servicio más de 25 años de experiencia defendiendo a clientes.

    Aviso legal | Política de privacidad | Política de cookies