7 motivos para perder la custodia de un hijo

Motivos para perder la custodia de un hijo

Perder la custodia de un hijo suele ser un trago muy amargo. Es esencial no perder la perspectiva y que la prioridad siempre sea el bienestar del menor. En el despacho Odériz Echevarría llevamos más de 25 años defendiendo los intereses de aquellos progenitores que buscan lo mejor para sus hijos.

Tras el procedimiento de separación o divorcio una de las medidas que se adopta es otorgar la custodia individual o compartida. Pero, ¿se puede perder de la custodia de un hijo? Lo cierto es que si.

En los casos de separación o divorcios con hijos se puede llegar a perder la custodia por diversas causas. Algunos progenitores nos preguntan cosas como si es fácil quitar la custodia a una madre o cómo quitar la custodia compartida a un padre.

En realidad conseguir que un progenitor pierda la custodia no es tan fácil. Realmente debe estar haciendo las cosas mal, además es importante reunir pruebas y contar con testigos. Si se admite la demanda serán los servicios sociales y otros profesionales quienes evaluarán la situación familiar para luego entregar toda la información al Juez.

Teniendo esto claro, veamos cuales son los motivos principales por los que se puede perder la custodia de un hijo.

Motivos para perder la custodia de un menor

Estos son algunos de los motivos más habituales por los que se deniega o priva de custodia a un progenitor:

1. Desatender los cuidados necesarios de los hijos

La guarda y custodia de un menor se otorga justamente para que el progenitor se encargue del cuidado diario. Esto incluye cuidados esenciales como la alimentación o la higiene, así como la escolarización en la enseñanza obligatoria, velar por su asistencia, proporciona atención médica y seguridad.

Desatender a los hijos en uno o varios de estos cuidados naturalmente puede implicar que un progenitor pierda la custodia de sus hijos.

2. Llevar una vida desorganizada que afecta a los menores de edad

Si el progenitor que tiene la custodia, o bien su nueva pareja, lleva un estilo de vida desorganizado que está afectando a los hijos, es perfectamente posible que pierda la custodia en favor del otro progenitor.

El bienestar de los menores de edad es primordial y este motivo puede ser usado para poner fin a una custodia compartida. Estos casos se pueden producir por ejemplo cuando el padre o la madre sufren algún desequilibrio emocional debido a la separación, su situación laboral o económica.

La separación o el divorcio es una crisis familiar que puede hacer tambalear la estabilidad mental y el sentido común. En ocasiones algunos progenitores adoptan comportamientos inadecuados y si no rectifican a tiempo se pueden ver privados de la custodia de sus hijos.

3. Abusar de los hijos o mantener conductas violentas

El abuso de menores tanto a nivel físico como psicológico es una de las causas de pérdida de custodia. Igualmente cualquier comportamiento violento hacia ellos podría ser razón suficiente para impedir que siga conviviendo y hasta pierda la patria potestad.

Durante cualquier proceso de separación o divorcio con hijos el Juez y especialmente la fiscalía velaran porque prevalezcan los intereses de los menores. Este tipo de episodios no se toleran porque pueden producir un gran daño emocional.

4. Por cambios drásticos de residencia o viajes frecuentes

Un cambio de residencia o un progenitor custodio que viaja con frecuencia pueden ser motivo para perder la custodia. Lo menores no son como los adultos y estos cambios o ausencias pueden afectar a su equilibro emocional y estabilidad social.

Si se observa que el menor sufre de alguna manera con los viajes constantes o un cambio drástico de residencia el otro progenitor podría solicitar la custodia por el bienestar de los hijos.

5. Tener cualquier adicción que afecte a su comportamiento

Por desgracia las adicciones no entienden de edad ni de condición social. Estas situaciones pueden ser dramáticas e incluso poner en riesgo la salud del menor. El consumo de drogas o alcohol hasta el punto de ser una adicción que afecta al cuidado de los hijos es un motivo claro para perder la custodia.

Si ambos padres están afectados por este problema es posible que pierdan la patria potestad. En tal caso se puede valorar que los abuelos se hagan cargo de la custodia de los hijos hasta la mayoría de edad.

6. Por ingreso en prisión del progenitor

Este motivo es menos frecuente y bastante delicado, ya que además de poder perder la custodia de un hijo el progenitor que ingresa en prisión podría tener que seguir pagando la pensión de alimentos.

Dependiendo del tiempo que deba pasar en prisión se valora la posibilidad de traspasar la guarda y custodia. Si por algún motivo se estima que el otro progenitor no reúne las condiciones necesarias, se producirá la retirada de custodia por los servicios sociales.

7. Manipular a los hijos para ponerlos en contra del otro progenitor

El síndrome de alienación parental es un tema controvertido. A pesar de su nombre la realidad es que los principales manuales de diagnóstico psicopatológico profesional a nivel mundial (CIE-10 y DSM-5) no recogen este trastorno infantil.

Sin duda se dan casos de padres o madres que manipulan a los hijos para ponerlos en contra del otro progenitor. Intentar destruir los vínculos parentales es una cuestión muy grave. Si se consigue demostrar el progenitor custodio podría perder la custodia en favor del otro.

Sentencias sobre pérdida de custodia

Todas las semanas se producen sentencias  sobre pérdida de custodia en España. Naturalmente algunos casos son más llamativos por sus circunstancias. Por ejemplo hace unos meses tuvo repercusión el caso de un padre que logró una custodia compartida 10 años después del divorcio.

Hace pocas semanas una juez retiró la custodia a un padre por dejar a sus hijos al cuidado de los abuelos. No lo hemos mencionado como causa para perder custodia, pero recurrir a los abuelos en exceso en adelante puede ser un riesgo. La magistrada afirmó que «una cosa es disponer de apoyo de familiares y otra delegar por completo sus obligaciones».

Si quieres quitar la custodia a tu ex-pareja medítalo bien para tener claro que lo haces por el bienestar del menor. Además ten presente que aunque consigas la custodia individual tu ex puede seguir teniendo la patria potestad.

Es decir, que aunque sobre ti recaiga todo el cuidado de los hijos en el día a día, tu ex-pareja seguirá teniendo derecho a decidir sobre ellos y representarlos a la hora de matricularlos en el colegio, en actividades, viajes, operaciones médicas, gestión de bienes, etc.

Si finalmente se produce la retirada de la custodia es posible que que no sea para siempre. Ten presente que si tu expareja consigue demostrar que puede ejercer nuevamente el cuidado de sus hijos el Juez podría devolverle la custodia.

Infórmese sin compromiso

Rellene el formulario y nos pondremos en contacto con usted a la mayor brevedad







Autor: Odériz Echevarría

Despacho de abogados especializado en derecho de Familia y Civil. Ponemos a su servicio más de 25 años de experiencia defendiendo a clientes.

Aviso legal | Política de privacidad | Política de cookies