Reclamación de cláusulas abusivas

Reclamación de cláusulas abusivas

Para la reclamación de cláusulas abusivas en contratos bancarios y financieros es fundamental tener un buen asesoramiento. En el despacho Odériz Echevarría te podemos ayudar y acompañar en todo el proceso para defender tus derechos.

Cada vez que un consumidor firma un contrato para comprar algo o contratar un servicio, ese contrato debe tener un documento con las reglas generales del acuerdo, las cuales deben ser conocidas y firmadas junto al contrato.

Estas reglas generales las establece las empresas y tienen el propósito de proteger los intereses legítimos de los consumidores. Por ejemplo al contratar productos como hipotecas, cuentas corrientes, depósitos bancarios, seguros, etc.

Las reglas generales son las cláusulas que una empresa establece para todos los contratos de un mismo tipo. Como consumidor, tienes derecho a recibir información sobre estas reglas y a obtener una copia antes de firmar el contrato. Además, estas reglas deben ser incluidas en el contrato y debes recibir una copia del mismo.

¿Cuándo se considera que una cláusula es abusiva?

Las cláusulas abusivas son aquellas condiciones en los contratos que, yendo en contra de la buena fe, perjudican al consumidor creando un desequilibrio entre sus derechos y obligaciones. Estas cláusulas son consideradas nulas por la Ley debido a su carácter abusivo. A continuación vamos con algunos ejemplos.

Cláusulas que otorgan un excesivo poder al empresario

Por ejemplo, cuando el empresario puede interpretar o cambiar el contrato a su favor sin consultar al consumidor. También, se considera abusiva una sanción demasiado alta impuesta al consumidor por incumplir con las obligaciones establecidas en el contrato. Además, si el empresario tiene la posibilidad de retrasar indefinidamente la entrega de un bien o servicio, o si se establece una prórroga automática en contratos a largo plazo sin el consentimiento del consumidor, también se considera una cláusula abusiva.

Cláusulas que limitan los derechos básicos del consumidor

Por ejemplo, cuando el empresario no proporciona al consumidor un documento que acredite la operación realizada, como una copia del contrato, se considera una cláusula abusiva. Además, si se restringe o elimina la capacidad del consumidor para resolver el contrato en caso de incumplimiento por parte del empresario, también es considerada una cláusula abusiva.

Cláusulas que generan un desequilibrio entre las partes

Por ejemplo, si el empresario tiene la facultad de resolver el contrato, pero el consumidor no cuenta con la misma opción. También se considera abusiva una cláusula que obliga al consumidor a cumplir con el contrato incluso si el empresario no cumple con sus obligaciones. Además, si el profesional retiene pagos realizados por el consumidor en caso de renuncia al contrato sin ofrecer una indemnización equivalente, se considera una cláusula abusiva. Otra cláusula abusiva es aquella que permite al empresario fijar el precio del producto o servicio en el momento de la entrega o aumentarlo sin justificación.

Cláusula con garantías desproporcionadas

Por ejemplo, si el consumidor asume una garantía excesiva en comparación con el riesgo que está asumiendo, esto se considera abusivo. Del mismo modo, si se le impone al consumidor la carga de probar los incumplimientos en lugar del empresario, se considera una cláusula abusiva.

Cláusulas desproporcionadas en relación con el contrato

Por ejemplo, cuando el consumidor se adhiere a cláusulas que no conocía antes de firmar el contrato, o se le hacen responsables de errores administrativos o gastos indebidos que corresponden al empresario. También se considera abusiva una cláusula que impone al consumidor bienes o servicios complementarios no solicitados, como un seguro. Igualmente, si el empresario se niega a cumplir con sus obligaciones y redirige al consumidor a procedimientos legales para realizar reclamaciones, esto se considera una cláusula abusiva.

Cláusulas contrarias a las reglas de competencia y derecho

Por ejemplo, si se obliga al consumidor a someterse a arbitrajes que no son de consumo, o si se pacta acudir a un tribunal diferente al que corresponde al domicilio del consumidor o al lugar de cumplimiento de la obligación, se considera una cláusula abusiva.

¿Qué ley regula la cláusula abusiva?

En España, la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias regula las cláusulas abusivas en contratos bancarios y financieros.

Si careces del tiempo y los conocimientos para iniciar la reclamación de cláusulas abusivas, contacta con nosotros hoy mismo. Te podemos atender personalmente en nuestros despachos de Marbella o Málaga capital.

¿Cómo reclamar una cláusula abusiva?

En España solo un Juez puede declarar nulas las cláusulas de un contrato que se consideren abusivas. ¡No tengas miedo de defender tus derechos como consumidor!

Si sospechas que tu contrato bancario o financiero tiene cláusulas abusivas, lo primero es buscar ayuda legal. Contacta con nuestro despacho de abogados de Marbella o Málaga, resolveremos todas tus dudas y te ayudaremos a presentar una denuncia ante los tribunales de justicia.

Adicionalmente se pueden formular denuncias ante las autoridades de consumo, esto no servirá para anular las cláusulas abusivas de tu contrato, pero pueden desencadenar expedientes sancionadores contrata la entidad bancaria.

Infórmese sin compromiso

Rellene el formulario y nos pondremos en contacto con usted a la mayor brevedad

    Autor: Odériz Echevarría

    Despacho de abogados especializado en derecho de Familia y Civil. Ponemos a su servicio más de 25 años de experiencia defendiendo a clientes.

     

    Aviso legal | Política de privacidad | Política de cookies