Violencia vicaria, el peor tipo de violencia de género

Violencia vicaria

La violencia vicaria, considerada como el peor tipo de violencia de género, es aquella que tiene como objetivo dañar a la mujer a través de sus seres queridos y especialmente de sus hijas e hijos. 

Los casos de violencia vicaria suelen darse cuando se comunica el divorcio, utilizando a los hijos para hacer daño, ya que con ellos sí se les permite tener contacto.

El Observatorio Contra la Violencia de Género puntualiza que violencia vicaria no es un término legal aunque sí es correcto. «No es un término que figure en ningún texto legal, lo suelen utilizar los psicólogos pero es perfectamente correcto para indicar el daño causado a una mujer a través de las personas más cercanas a ella […]. Aunque no solo se refiere a los hijos, si se hace daño a la actual pareja de la mujer o a algún familiar eso también sería violencia vicaria”.

La violencia vicaria ha aumentado en España en el último año. Según los datos de la Delegación de Gobierno de Violencia de Género, de los 7 menores asesinados por violencia machista en 2021, 4 de ellos fueron por violencia vicaria.

La violencia vicaria: El peor tipo de violencia de género

La violencia vicaria es una violencia sobre los niños y las niñas contra la madre. Son crímenes cometidos con el cruel propósito de hacer el mayor daño posible a las madres de los menores.

Normalmente, este tipo de violencia se asocia solamente con el asesinato o el maltrato físico, pero no solo es eso. Va mucho más allá, como el daño emocional.

Ejemplos de violencia vicaria

En la mayoría de los casos, los agresores se suicidan para no pagar el castigo. Ejemplo de ello, ha sido el último caso de violencia vicaria del 2021, en el que un padre mata a su hija de 3 años y luego se suicida. Como hemos comentado anteriormente, un caso más que se suma a parejas que estaban separadas o en proceso de divorcio.

La violencia vicaria podemos verla ejemplificada en casos tan mediáticos y sobrecogedores con final funesto como fueron los de José Bretón o la desaparición de las niñas Anna y Olivia de Tenerife.

El caso de José Bretón

Uno de los casos más sonados en España es el de José Bretón en Córdoba. Condenado por asesinar y quemar a sus dos hijos para causar el mayor dolor a la madre de los menores.

Ruth y José eran hermanos de seis y dos años respectivamente, su padre en un principio aseguró a la policía que los niños desaparecieron durante un despiste de él en el parque Ciudad de los Niños. Posteriormente se descubrió que sus cadáveres fueron calcinados sin apenas dejar restos identificables de los menores.

La Audiencia Provincial de Córdoba condenó finalmente el 22 de julio de 2013 a José Bretón a 40 años de cárcel (posteriormente rebajada a 25 años) por un doble asesinato donde mediaron como agravantes el parentesco, la premeditación y el carácter despiadado demostrado por Bretón en la ejecución de los hechos.

Este caso fue la primera situación en que la sociedad empezó a ver lo que era la violencia vicaria. Desde entonces se ha visibilizado mucho más este tipo de violencia de género.

El caso de Anna y Olivia

El caso de Anna y Olivia es uno de los más recientes y también ha sido muy mediático en Tenerife y el resto de España. Las hermanas Anna Gimeno de apenas un año y Olivia Gimeno de seis años, fueron secuestradas por su padre el 27 de abril de 2021.

Tomás Antonio Gimeno Casañas antes de desaparecer con sus dos hijas, le dijo a su exmujer que nunca más volvería a verlas. El 10 de junio, fue encontrado el cuerpo sin vida de la mayor de las hermanas en el lecho marino de Canarias, a un kilómetro de profundidad con ayuda de un sonar.

Violencia vicaria hacia el hombre, ¿existe?

Si existe pero debería tener otro nombre, ya que por definición se refiere únicamente al hombre que hace daño a la mujer por medio de los hijos. La realidad es que por desgracia el caso inverso también ocurre. Estadísticamente es menos frecuente, pero también sucede que hay ex parejas que hacen daño a los hombres a través de sus hijos o seres queridos.

El uso de los menores para hacer daño al otro progenitor es una conducta observada en hombres y mujeres, así como en parejas del mismo sexo. Por tanto, sería recomendable buscar otro término más adecuado que englobe todas las casuística.

¿Cómo identificar la violencia vicaria?

El Ministerio de Igualdad de España enumera varias señales de que este tipo de violencia está teniendo lugar:

  • El agresor utiliza a los hijos para dañar a la madre o expareja, amenaza con quitárselos o con que no los verá más.
  • Interrumpe los tratamientos médicos de los hijos e hijas cuando están con él.
  • Habla mal de la madre o expareja y la familia de esta en presencia de los hijos.
  • En el peor de los casos, el progenitor amenaza con matarlos.

Abogado para violencia de género en Málaga

Si tienes algún tipo de problema de violencia de género, no dejes pasar más tiempo y contacta con Odériz Echevarría Abogados.

Evaluaremos tu situación y te asesoraremos en todo el procedimiento. Puedes confiar en nosotros, somos abogados especializados en violencia de género.

Infórmese sin compromiso

Rellene el formulario y nos pondremos en contacto con usted a la mayor brevedad







    Autor: Odériz Echevarría

    Despacho de abogados especializado en derecho de Familia y Civil. Ponemos a su servicio más de 25 años de experiencia defendiendo a clientes.

    Aviso legal | Política de privacidad | Política de cookies